El concierto de The Sadies en Lemon Rock Granada será un festivo homenaje al desaparecido Dallas Good

|

«Son emociones encontradas. Son altibajos. No es una celebración en realidad, pero lo es. Dallas nos dejó un legado bastante bueno, ¿sabes? Sé que estaba orgulloso de ello, y yo lo estoy. Sentimos la obligación que todo ese legado y esas canciones permanezcan vivas, es lo que Dallas hubiera querido».

Travis Good

Si todo se hubiera desarrollado con normalidad, haría ya dos años que la banda canadiense The Sadies, una de las grandes formaciones del rock alternativo de las últimas décadas, hubieran derrochado su talento en el escenario de Lemon Rock. Tras dos cancelaciones y promovido por Son Estrella de Galicia, esta fundamental cita tendrá lugar finalmente el próximo miércoles 16 de noviembre. Muchas cosas han pasado en estos dos años, la tragedia atravesó el corazón de este legendario cuarteto y de todos los aficionados al rock un viernes 17 de febrero cuando se dio a conocer la noticia del fallecimiento de Dallas Good.

Dallas, junto con su hermano Travis, el bajista Sean Dean y el batería Mike Belitsky, recorrieron durante años los escenarios de todo el mundo llevando su propuesta renovadora de la música de raíces americana, erigiéndose como los grandes herederos de The Band y sabiendo conjugar country y folk con punk y psicodelia y ofrecérselo a nuevas generaciones de jóvenes aficionados. Visitaron un montón de veces nuestro país, ofreciendo en Granada un inolvidable concierto en 2014 durante la gira de presentación de fantástico «Internal Sounds», uno de sus grandes discos.

Dallas siempre fue el más hirsuto y sobrio de los hermanos; frente a la ferocidad y exuberancia de Travis, Dallas se mostraba discreto e impasible en el otro extremo del escenario, con su característica pose mirando hacia abajo, extremadamente amable al dirigirse al público siempre en nombre de la banda. La química y el feeling entre los dos hermanos era brutal, el juego de voces siempre fantástico y sus guitarras emanaban esa magia de dos personas que siempre han tocado juntas como una sola, era un sonido único e incomparable. Jamás trascendió públicamente enfrentamiento alguno en The Sadies pese a que los había, la música y el respeto por sus seguidores siempre fue ejemplar. Por eso esta gira es tan emotiva y tan trascendente; Travis, Sean y Mike decidieron que la historia no acababa aquí y que los tres iban a continuar dando a conocer el legado Sadies y reivindicando la figura de Dallas por todo el mundo. Y vaya si lo están haciendo, las imágenes y vídeos de la presente gira muestran a un trío en plena forma, con furia y dolor y el incontestable virtuosismo de tres de los mejores músicos de rock de todo el negocio.

Formados en 1994 en Toronto, el cuarteto liderado por los hermanos Dallas y Travis Good (hijos de padres y tíos músicos), guitarras, voces y otros instrumentos tradicionales como violín en el caso de Travis,  y que se completa con el contrabajista Sean Dean y el batería Mike Belitsky, no han cesado en su actividad durante los últimos 25 años, publicando y participando en casi una veintena de discos, el último de ellos hasta el momento, «Colder Streams», publicado este mismo año colmando de satisfacción a sus seguidores.

 «Hubo un momento en que no sentí que encajáramos en ninguna categoría obvia, pero ahora me doy cuenta de que era bastante ingenuo. Si la gente piensa que somos una banda de country alternativo o una banda de spaghetti western o una banda de surf, no tenemos mucho que decir, ni deberíamos hacerlo. Eso realmente corresponde decidirlo al oyente, igual que si le gusta o no».

Declaraciones de Dallas Good a la revista Now

The Sadies son mucho más que una banda de country rock, en efecto. En su música hay rastro de garage punk, psicodelia, surf o rockabilly, prácticamente todas las aristas de la muy rica música de raíces americana. Profundamente influenciados por Johnny Cash, Gram Parsons o Neil Young, el cuarteto se ve muy enriquecido por la dispar personalidad de cada uno de sus miembros, construyendo una montaña rusa mística y lisérgica.

Debutan en 1998 con el imprescindible álbum instrumental «Precious Moment» que sienta la base de su música con una vertiente muy épica y querencia por Ennio Morricone y el Spaguettu Western y que está producido por Steve Albini (al igual que «Pure Diamond Gold», su segundo disco), evidente nexo generacional con lo más granado del indie americano.

Colaboran con Neko Case, Jon Spencer, Andre Williams o John Doe, con los que editan muy sugerentes trabajos. Jon Langford, conocido por encabezar la banda británica de country-punk The Mekons y The Waco Brothers, recurrió a The Sadies para la colaboración de 2003 «Mayors of the Moon», grabada bajo el nombre de Jon Langford and His Sadies, hecho crucial para afianzar su popularidad en los circuitos underground.

Aunque lo mejor estaba por venir cuando fichan por el sello canadiense Outside Records y empiezan a sucederse sus obras maestras con la colaboración de Gregg Keelor de Blue Rodeo (Albini pasó a la historia), como «Stories Often Told» (2003), «Favourite Colours» (2004), «New Seasons» (2007) y más recientemente la que es en nuestra opinión una verdadera trilogía mágica; tres discos que abarcan una década y que forman sin duda parte de lo más granado de la historia del rock americano de todos los tiempos: «Darker Circles» (2010), «Internal Sounds» (2013) y «Northern Passages» (2017), discos en cuyos surcos está condensada toda la magia y desbordante creatividad de la banda. «Colder Streams» viene a confirmar la extrema vigencia de un sonido que no ha perdido ni un ápice de fuerza a lo largo de los años.

A partir del día 9 de noviembre, Travis, Sean Been y Mike pasarán por San Sebastián, Bilbao, Santander, A Coruña, Madrid, Sevilla, Valencia, Barcelona, Zaragoza y por supuesto que también estarán en el escenario del Lemon Rock Granada el próximo miércoles 16.

Vienen acompañados por la pareja folkie Kacy & Clayton que ejercen de teloneros y que ejercen de apoyo en el escenario en el escenario en algunos temas.

Evidentemente la carga emotiva por la ausencia de Dallas Good va a ser notable, pero ya lo dijo Travis hace pocos días en una entrevista; el tiempo del llanto ya se ha acabado, esta gira tiene que ser una celebración y un homenaje a su hermano. Y musicalmente la banda sigue desprendiendo magia, como no podía ser de otra forma con estos músicos tan especiales.

Deja un comentario